Noticias de Actualidad

Sergio Chirino Rumbo al Título Mundial

Misael Sánchez
En una calurosa mañana de junio, el boxeador oaxaqueño Sergio Chirino, se prepara para una de las peleas más importantes de su carrera.
Con una humildad que desarma y una determinación inquebrantable, Chirino está listo para representar a Oaxaca en Las Vegas, donde espera convertirse en campeón del mundo.

Chirino no oculta su emoción al hablar de su próxima pelea contra Rafael «El Divino» Espinoza.
Es la pelea 161 del Título Mundial y la número 19 por el Centro Pluma entre mexicanos.
«Yo creo que en Estados Unidos hay más oaxaqueños que aquí en Oaxaca», comenta con una sonrisa.
La posibilidad de luchar ante una audiencia que incluye a muchos compatriotas le llena de alegría y orgullo.
«Me siento muy contento de poder estar en aquellas tierras y sobre todo representar este bello estado. Creo que voy a estar muy contento de que los pocos ojos que estén ahí van a ser espectadores del gran momento que se va a abrir, histórico momento que va a ser el campeonato del mundo».
La pelea será transmitida el viernes 21 de junio, aproximadamente a las 10 de la noche, y podrá verse en diversas plataformas, incluidas DAZN y ESPN.
Este evento promete captar la atención de millones de espectadores alrededor del mundo.

A diferencia de otros boxeadores que buscan prepararse en altitudes elevadas como Toluca, Chirino ha optado por entrenar en su natal Oaxaca.
«Yo creo que los entrenadores son muy diferentes, cada cabeza es un mundo. Mentalmente, físicamente y anímicamente estoy mejor aquí en mi estado de Oaxaca», explica.
«He ido en otras ocasiones a entrenar a otros estados, pero no me ha favorecido. Siempre que hago mis concentraciones aquí, son muy productivas y eficaces».

Desde los siete años, Sergio Chirino ha dedicado su vida al boxeo.
A los 18 años fue seleccionado nacional y a los 22 debutó como boxeador profesional.
Su carrera ha estado llena de desafíos, pero su espíritu de lucha nunca ha disminuido.
«Sergio Chirino ha sido un chico que no se rinde, que le gusta luchar y cumplir sueños. Me considero una persona ambiciosa deportivamente, siempre quiero más».

La trayectoria de Chirino no ha sido fácil. Recuerda con claridad un momento crucial en su vida cuando viajó a la Ciudad de México para un torneo sin tener dinero para el pasaje o la comida.
«Fuimos a un torneo que se llamaba campeón de campeones. Recuerdo que un señor del mercado nos llevó a la Ciudad de México, a mi papá y a mí. La primera pelea fue contra el campeón de guantes de oro, y gracias a Dios ganamos. Pero no teníamos dinero para el segundo día».
La necesidad de ganar se volvió imperativa. «Peleamos contra Diego de la Hoya, el primo de Óscar de la Hoya. Todos decían que era difícil ganar, pero yo sabía que no había de otra. Teníamos que ganar sí o sí. Empatamos en puntos y tardaron mucho en dar la decisión. Cuando anunciaron que yo era el vencedor, lo primero que pensé fue en comer porque no habíamos comido en todo el día».

A lo largo de su carrera, Chirino ha recibido el apoyo de personas clave, como José Antonio Peralta Ramos, el dueño de MFRI, quien ha creído en él desde hace más de cinco años.
«Estoy muy agradecido y contento con el señor Peralta Ramos. Él me ha brindado el apoyo y siempre ha creído en mí. La primera persona que va a ver el cinturón va a ser él».

El respaldo del gobierno de Oaxaca y de la comunidad ha sido fundamental para Chirino.
Recientemente, el gobernador del estado le ofreció su apoyo y le aseguró que cuenta con el respaldo del gobierno y de toda la gente de Oaxaca.
«Estoy muy contento y creo que el momento de Sergio Chirino ha llegado».

A pesar de los desafíos, Chirino encuentra motivación en su pasión por el boxeo y en el deseo de representar a su estado.
«Quiero decirles a todos que no se pierdan la pelea del 21 de junio. Va a ser histórico. Oaxaca va a tener a su primer campeón del mundo».

Chirino parte a Las Vegas el martes, listo para la pelea.
La concentración, el pesaje y la conferencia de prensa son parte del protocolo que le espera en la ciudad del juego.
Con las maletas listas y la determinación de ser campeón del mundo, Sergio Chirino está preparado para hacer historia.
«Me siento fuerte y nadie me va a parar. Voy a demostrar lo que soy capaz de hacer».
El 21 de junio, los ojos del mundo estarán puestos en el ring de Las Vegas, y con ellos, el corazón de Oaxaca latiendo al ritmo de los puños de Sergio Chirino.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

You cannot copy content of this page